Return to Andrés Felipe Vargas Heredia y Jeff Maxwell

La educación y el bilingüismo en Hartford

Andres Vargas

El conflicto de la educación bilingüe en los Estados Unidos es un reflejo de la relación lingüística entre el poder lingüístico y poder político. Desafortunadamente, la educación de los niños latinos en los Estados Unidos se enfoca en alejarlos de su historia cultural y recursos culturales por medio del desplazamiento del idioma español. El idioma es el medio por el cual su historia cultural, identificaciones raciales y étnicas y su jerarquía social se ven ve representadas. Entonces, en el intento de enfocar los “Latinos” de distintas poblaciones, historias y dialectos en un solo grupo cultural, los Estados Unidos han usado métodos educacionales que intentan simplificar el multiculturalismo de los habitantes latinos. Usando el método de “substractive schooling” (Moll y Ruiz, 365) varias culturas han sido devaluadas y restringidas, para evitar una amenaza a la jerarquía social de los Estados Unidos. Este tipo de educación propuesta es también una manera de mantener ignorantes a los Latinos con respecto a temas como sus derechos políticos y económicos (Moll y Ruiz, 364).
Si los latinos se concientizan de sus poderes y derechos políticos y económicos, entonces no hay forma que se organicen colectivamente, y de esta manera no son una amenaza política. El control del idioma, en particular, es el control colectivo de la identidad. Los Latinos son aislados en los temas políticos. La erradicación del idioma y la reorganización de todas las comunidades hispanohablantes en la sociedad norteamericana tienen como consecuencia la erradicación de la identidad. Es mucho más complicado controlar un número mayor de diferentes poblaciones étnicas, a simplemente modificar, y de cierta forma eliminar, un número de culturas que tiene como resultado la creación de una sola.
La ciudad de Hartford es una de las ciudades más pobladas por individuos hispanohablantes, teniendo en su repertorio tanto inmigrantes legales como ilegales, bilingües y monolingües. Este hecho ha tenido una consecuencia en el sistema educativo de Hartford, ya que se han dado problemas tales como la incapacidad de los individuos recién inmigrados de tener una educación propia. Gracias a esto, se han desarrollado programas de ayuda a estos tipos de personas, en donde se propone una inmersión del individuo, no solo en la cultura norteamericana pero también en el idioma, dando pie al aprendizaje del mismo.
El sistema educativo se ha empeñado en conseguir la desaparición de la cultura “hispana” por medio de la imposición del idioma Inglés. Esto tiene como consecuencia la creación y división de lo que llamamos lenguajes privados y públicos. En primera instancia, el lenguaje público está definido como aquel que se habla en lugares públicos, como sugiere el nombre. Estos lugares son principalmente entidades e instituciones como el colegio, la universidad y clubes sociales. Debido a la sobreimposición del inglés, el uso del idioma español en este tipo de sitios está mal visto e incluso clasificado como un signo de inferioridad. El otro tipo de lenguaje es el lenguaje privado. Este tiene su nicho principalmente en el núcleo familiar. Este idioma es usado dentro de un círculo social mucho más pequeño y enfocado en las personas cercanas. Este fenómeno se da debido a la informalidad que ofrece la familia y sus allegados a un individuo, creando un sentimiento de comodidad al momento de usar el idioma. Es en este punto en donde a identidad y cultura hispana se empieza a perder y a tergiversar, combinándose con una cultura norteamericana.
En conclusión, el bilinguismo y la educación bilingüe en los Estados Unidos es un fenómeno de cambio, en donde se intenta unificar las diferentes lenguas y culturas de habla hispana a una sola cultura, creada y clasificada por las mismas jerarquias estadounidenses.

Leave a Reply