Return to Griha Singla y Yuki Li

La Religión y Su Rol Social y Político en Hartford

La religión juega un rol muy importante en la vida cotidiana de los latinos en Hartford.  Primeramente, la religión es una manera de encontrar significado en la vida, para explicar cosas que no tienen una explicación humana. Al mismo tiempo, afuera de la fe, la religión sirve como una base donde la comunidad latina se reúne y se apoya. (AUDIO)  Las iglesias sirven como un lugar espiritual donde la gente puede ir para rezar y practicar su religión.  Un gran porcentaje de los inmigrantes latinos en Hartford es cristiano, y muchos son católicos romanos, protestantes, y pentecostales.  Esta inmigración ayuda la iglesia cristiana porque muchos americanos han perdido interés en estas religiones y los latinos vuelven a llenar y figurar los espacios en las iglesias.  La iglesia incorpora unas costumbres latinas para atraer a nuevos miembros.  Aunque es verdad que estos cambios afectan la religión y la iglesia, ocurren solamente en un nivel local.  Aun cuando la iglesia trata de ser involucrada en la política, estos cambios importantes no se traducen en cambios estructurales, como cambios políticos o sociales, en un nivel nacional.

A causa de esta nueva actitud de la iglesia, que incorpora factores de religiones latinas en la religión, los latinos pueden encontrar oficios religiosos en los que pueden entender la lengua, rezar, y ser parte de unas tradiciones que conocen.  Esto es proporcionado por iglesias locales.  Por ejemplo, algunas de las iglesias individuales en Hartford ofrecen oficios religiosos en español, pero este servicio no es una consecuencia de un mandato de la Iglesia en Roma o de otra iglesia en poder.  Las iglesias locales incorporan unas tradiciones de otros países, como la celebración de los festivos peruanos, (AUDIO) y este transnacionalismo permite a los latinos sentirse confortables en su iglesia en los Estados Unidos.  Según Manuel Vázquez en su entrevista con NPR, los latinos no olvidan sus orígenes y son integrados en las dos sociedades; este es el transnacionalismo.  Sin embargo, no todas las iglesias incorporan estas tradiciones; solamente las iglesias que tienen una gran población latina ofrecen estos servicios para satisfacer las necesidades de sus feligreses.

Peggy Levitt en su artículo, “Two Nations Under God?” apoya esta idea que la religión incorpora a los latinos en sus iglesias locales, pero eso todavía no afecta la participación política de los latinos.  “Latinos enjoy greater power and autonomy with respect to their own church-based activities, but this has not translated into greater power within the institution as a whole or into a more prominent role in the political arena” (157).  Sin embargo, creemos que esta frase no es completamente correcta.  Es más que ideal; las iglesias quisieran tomar un rol en la política y cambiar las estructuras establecidas de la sociedad, pero tampoco pueden negar que hay una separación entre las iglesias y la política aquí en los EEUU.  Según un puertorriqueño de Hartford, su iglesia se animaba a protestar una convención constitucional para cambiar los derechos de los homosexuales; hacía un gran esfuerzo de promover la importancia de ser involucrado políticamente (AUDIO).  Ellos tratan de cambiar la atmósfera política del estado, pero no han tenido mucho éxito todavía.

Entonces, la pregunta es porqué los latinos no pueden llevar a cabo su propósito a cambiar las estructuras nacionales en la política.  El puertorriqueño dice que es porque la religión quiere mantener esta diferencia entre el Dios y la política; debe existir un espacio entre los dos (AUDIO).  Sin embargo, creemos que la razón, que poco cambia en las estructuras nacionales, es porque todo está hecho por vías locales.  Como explica Manuel Vásquez, en este país existen religiones pequeñas.  La se iglesia queda en su comunidad.  Por ejemplo, en la elección presidencial de 2008, Obama ganó a causa del apoyo de una gran cantidad de votantes latinos a pesar de que los latinos religiosos son normalmente más conservadores.  Es posible que en un nivel nacional, los temas vinculados con religión, como la homosexualidad, sean menos importantes que la economía e otros temas nacionales.  Sin embargo, se manifiesta que la religión ayuda a hacer cambio en el nivel local pero no tanto en el nivel nacional.

En conclusión, la religión en Hartford es muy importante y hace muchos cambios en el nivel local.  Los latinos están cambiando la cara de la religión en el sentido de que ellos traen sus tradiciones a los Estados Unidos, donde están transformando las estructuras de las iglesias individuales y las presencias de latinos en la religión. Como resultado de transnacionalismo, los latinos pueden conseguir un sistema de apoyo en donde viven pero esto no significa que la religión tenga el poder de cambiar las realidades. Todavía existen muchas injusticias y desigualdad y los problemas sociales siguen repitiéndose.  Esto es interesante (y un poquito irónico), porque en la historia del mundo, la religión y la institución de la iglesia jugaban papeles muy grandes en la política.  Tenían mucha habilidad de hacer cambio en un nivel nacional.  Ahora, es el opuesto para los latinos religiosos porque tienen poder en la iglesia en alga nivel, pero no afectan el poder política por su religión.  Es posible que en el futuro, este papel de la iglesia cambie con el aumento de la población latina. ¡Vamos a ver!

Bibliografía:

1.  Suarez-Orozco, Marcelo. 2002.  Latinos Remaking America:  Chapter 7: Two Nations Under God by Levitt. University of California Press.
2.  “Speaking of Faith” interview with Manuel Vásquez, author of Globalizing the Sacred: Religion Across the Americas. http://speakingoffaith.publicradio.org/programs/latinomigrations /index.shtml

Leave a Reply