Return to Jeannie Guzman y Rebecca Snyder

La validez del capitalismo como el único medio de la comunidad

“Comunidad” es una palabra utilizada con frecuencia, pero pocas veces se le da conciencia a sus varias definiciones e implicaciones. Miranda Joseph rechaza el discurso tradicional de comunidad, la “noción romántica;” expone contra la idealización de la comunidad y denuncia “la idea que comunidades son orgánicas, naturales y espontáneas” (Joseph ix). Ella dice que la invocación retórica de la comunidad y las relaciones sociales que se representan como la comunidad tienen sus fundaciones en el capitalismo. Así que Joseph arguye que la comunidad no está construida por la identidad, sino por las prácticas de producción y consumo. Este ensayo aplica el argumento a la Hartford hispana e investiga la validez del argumento de Joseph.

Enrique nació en México y es empleador en el restaurante El Sarape localizado en Broad Street. El trabaja allí porque la dueña es muy buena amiga con la mamá del. Así su posición como mesidor y cocinero es más que un trabajo; es su responsabilidad como miembro de la “familia” El Sarape. Negocio La dinámica del papel de un empleador a su trabajo cambia porque como “familia” su responsabilidad al negocio define el éxito del negocio. Un negocio puede ser una comunidad dentro de la cual hay relaciones íntimas y el deseo de atraer a gente para el beneficio del negocio.

Enrique dice que los consumidores de su producto, la comida mexicana, son gente mexicana y gente norteamericana. Esto es un ejemplo del pluralismo cultural y diversidad porque atrae no solo gente mexicana pero consumidores americanos, lo cual construye una expansión de capital o el nicho. Consumo

Una manera de cómo Enrique participa en “comunidad” jugar fútbol con un equipo organizado con otros latinos en Hartford. En el nivel mundial el fútbol es un producto latinoamericano y los que juegan son los consumidores. El Futbol Es decir, al consumir este deporte, se identifica como un verdadero latino. Por lo tanto, jugar fútbol le da membresía en la latinidad.

Ana es empleadora de un salón de belleza de Park Street. Ella sirve como el ejemplo perfecto de la meta capitalista: crear “willing subjects,” para garantizar una sociedad civil. La Moda Como un sujeto capitalista ella participa como productora y consumidora acuerdo con las normas establecidas. Según Ana, su primera preocupación es que tiene que “pagar la renta” y lo que sobra se lo puede gastar en sus hijas sin vergüenza. Ella tiene la opción de ahorrar dinero pero decide gastarlo en su hija para comprar lujos materiales para premiar a su hija que está estudiando en la Universidad de Connecticut. Ella se lo merece.

Las cosas materiales que Ana compra para su hija tienen un valor excedente (surplus value). El orden simbólico que Ana y su hija representan ilustra que el capitalismo anima a los consumidores asignar capital cultural a ciertos productos o servicios, por lo tanto, los lucrativos (surplus value) dependen en el control del deseo consumo y no del proceso de producción (Joseph 41).

Según a las entrevistas, el argumento de Joseph tiene validez en el caso de Hartford. Existen muchos ejemplos de comunidades en Hartford, los cuales están establecidos por las prácticas de producción y consumo y no por la identidad compartida de todos los miembros. No obstante, el capitalismo es el medio de las comunidades que dicta simultáneamente la identidad de la comunidad y los miembros. Sin embargo, eso no significa que la definición según Joseph es suficiente para representar Hartford en total. Porque existes comunidades que no están de acuerdo con su definición de comunidad. Por ejemplo, los peruanos que entran al consulado para compartir sus recuerdos de su país y compartir en tradiciones culturales solamente para recordar su patria – eso son actos de emoción. En este sentido el fracaso de Joseph es no reconocer que la emoción, no solamente el capitalismo, sirve como medio de comunidad.

Leave a Reply