Return to Krystyna y Natasha

Servicios en la comunidad latina de la calle Park

La calle Park que está ubicada en el barrio Frog Hollow de Hartford e es una calle llena de servicios para su comunidad que según la página de web de la biblioteca pública de Hartford en el año 2000 consistió de 71.7% hispanos. Los hispanos que viven allí tienen la oportunidad de ir al Comerío para comer comida típica de Puerto Rico, entrar en una bodega que vende productos mexicanos, comer comida de la República Dominicana en el Restaurante Caribe, y hasta enviar dinero a sus país natal en la tienda de envío. En lo esencial, en la calle Park ahora se puede encontrar una diversidad de negocios y productos que se ofrece a sus ciudadanos. Para continuar explorando el papel del consumismo en la comunidad hispana de la calle Park nosotras entramos en El Mercado, un espacio que contiene en si varios negocios y está siempre vivo con mucho movimiento.

Desde que entramos nos recibió una canción de reggaeton del pequeño vendedor de música, el olor de comida, y el sonido de personas conversando. La dueña del restaurante colombiano nos dio la oportunidad de conocerla y su nuevo negocio. Ella vino de Colombia hace 11 años a los Estados Unidos para las oportunidades de empleo que existen aquí y a Hartford para reunirse con su hermana. Antes de ser negociante ella trabajaba como limpiadora de casas en West Hartford y ahora como dueña de su propio negocio de cierta maneras se ha convertido en una productora en el hueco de mercado cultural latino. Maria[1] nos contó que aunque su restaurante recién se abrió, a su negocio ya lo había conocido bastantemente bien y que estaba bien acreditado entre sus clientes. Para Maria, la calle Park siempre ha sido un lugar donde ella frecuentaba para los productos, restaurantes, y a comprar de los supermercados hispanos. [Escucha aqui]. Por lo tanto, ella piensa que no tiene nada malo que decir sobre Hartford ni la calle Park porque ha tenido una buena experiencia como cliente y consumidora de los servicios.

Sin embargo, María nos comunicó que no pensaba que existía un sentido de comunidad dentro de los comerciantes en la calle Park. Ella nos informó que en verdad la calle Park no está muy unida y que cada cual está en lo suyo y su negocio. [Escucha aqui.] Su comentario de hecho, confirme unos de los puntos sobre la relación entre el capitalismo y la formación de la comunidad que Miranda Joseph desarrolló en su libro. En resumen, Joseph elabora la idea que la creación de la comunidad está estrechamente relacionada con el capitalismo y la producción cultural. En este caso, la comunidad en la calle Park se organiza alrededor de la demanda y consumo de los productos hispanos.

Además cuando nosotras le preguntamos por qué había decido abrir su negocio específicamente allí en la calle Park, ella nos dio la respuesta de que se le había presentado la oportunidad y por eso lo abrió allí. Pero al momento de preguntarle si lo hubiera abierto en otro lugar, ella nos dio la impresión que en verdad hubiera sido mucho más difícil asegurar un negocio exitoso. [Escucha aqui.] Le preguntamos si de alguna manera trata de atraer clientes a su negocio usando un tipo de promoción, o si tenía en mente un cliente ideal. A nuestra sorpresa, ella nos informo que no lo tenía y que a su negocio vienen una variedad de personas y no solo colombianos.

Así que en alguna manera era una decisión obvia abrir su negocio en El Mercado, porque la misma calle Park es un producto, una “conmodificación” de la hispanidad que se consume por los que vienen para esta parte de la ciudad. Maria no tiene que promocionar su negocio porque todos ya conocen la calle Park como el centro de “lo latino”. O sea, ya tienen la expectativa de poder consumir en ese lugar en particular, y Maria cumple con sus expectativas solamente por ponerse en esta localización desempeñando su paperl de una identidad cultural. En estar allí, no es necesario que Maria activamente intenta exponer sus productos si ya fueron conocidos como vendedores de antojitos colombianos. [Escucha aqui.]

Explorando el papel de SAMA (Spanish American Merchant Association) una organización sin fines de lucro, vemos que aunque SAMA está supuesta a ayudar a los nuevos comerciantes a empezar sus negocios, está al mismo tiempo apoyando las desigualdades dentro del sistema capitalista. Como otras organizaciones sin fines de lucro, SAMA intenta balancear los beneficios en la jerarquía social, distribuyendo el lucro de los pudientes entre los que están afuera por el funcionamiento del sistema capitalista. Las instituciones más poderosos que benefician de este sistema, como los bancos y seguros por ejemplo, son los mismos que entonces donan a SAMA para sentir que están apoyando de alguna manera la comunidad, y no solo aprovechándose de ella. A través de SAMA pretenden dar una oportunidad a los pequeños negociantes ganarse una buena vida, pero como nos dijo María, “no son tantos los beneficios que uno tiene” de SAMA. Incluso su gran cuota no permite acceder a muchos dueños a quienes les parece inconveniente hacerse miembro de la organización. Sin embargo, eso la deja afuera de los beneficios, porque es solo por organizarse como una comunidad de negociantes étnicos e usando SAMA como una herramienta que se recibe los beneficios del gobierno local y federal. [Escucha aqui.]

Si pensamos más en la construcción de la calle, nos damos cuenta de que esta calle tan “latina” de hecho se constituye solamente por negocios. No existe una plaza donde las personas que van a la calle Park para tener esas relaciones personales, cara a cara; tampoco se permite que la gente se una en la calle. Las interacciones entre las personas son limitadas a las transacciones que ocurren en el intercambio de productos y servicios. Maria conoce a otros comerciantes de la calle Park, sin embargo en realidad no se siente conectada con ellos en una manera personalizada. Esta es la realidad del capitalismo: la comunidad “clásica,” nuestra noción de una gente cercana por un espacio compartido y actitud altruista, está destruida por una relación abstracta e universal de consumidores aislados.


[1] Cambiamos los nombres de las personas para que permanecen el anonimato.

Leave a Reply