Return to Amanda Furie & Karen Olivera Gonzales

Como Chale Ipanema une las comunidades diversas de Hartford

Amanda Furie y Karen Olivera Gonzales                                                           el 6 abril de 2009

Hispanic Hartford

Cómo Chalé Ipanema une las comunidades diversas de Hartford

A las cuatro de la tarde un día martes no es común encontrar mucha gente en un restaurante pero mi compañera y yo tuvimos hambre y entramos al restaurante Chalé Ipanema que reside en 342 avenida Franklin.  Al entrar miramos un menú y después de un ratito un camarero nos recibió y nos trajo a una mesa.  Todas las mesas excepto una estaban vacías.  Bebimos el jugo maracuyá y comimos empanadas de carne y patacón con pollo. Al final de nuestra visita nos dimos cuenta de cómo el restaurante es exitoso. Chalé Ipanema, a través de la comida que ofrece, su ubicación y la amabilidad de sus empleados, es un restaurante que logra atraer un gran número de comunidades que componen la ciudad de Hartford.

Chalé Ipanema es un restaurante que ofrece todo tipo de comida de Latino América. Sirven platos típicos de Colombia, Brasil, Portugal, y Perú y de otros países hispanos. Los empleadores dicen que quieren atraer no sólo las personas de un país al restaurante sino de los diferentes países hispanos y también los que no son hispanos pero tienen la curiosidad de probar la comida típica de Latino América. Esto sería lo contrario de la idea que Miranda Joseph propone. Ella argumenta que los vendedores, para acumular ganancias, tratan de vender sus productos a un cierto grupo y hacen esto a través de convencerlos que si compran sus productos esto los identificara aun más con su grupo. Esto crea más separación entre las diferentes comunidades y étnias (Joseph). Chalé Ipanema hace todo lo contrario porque ofrece diferentes platos de comida no sólo de un país sino de varios países y esto hace que las personas de diferentes nacionalidades hispanas (y aun ellos que no son hispanos) consuman su comida. Además de ofrecer una variedad de comida, invita más a la comunidad anglosajón y los que no son hispanos a probar su comida porque sienten que el restaurante no sólo es un lugar para una cierta comunidad hispana. También se promociona el restaurante en los periódicos en ingles y esto ayuda a que no sólo la gente hispana sepa del negocio sino también los que no son hispanohablantes. Al ofrecer todo tipo de comida hispana, los dueños han logrado que las personas de diferentes étnias sean clientes.

            Aquí la gente viene a consumir y probar la comida no sólo de su comunidad sino de otra comunidad. De esta manera los dueños ganan dinero a través del consumo de un grupo consumiendo los productos culturales de otro grupo (por ejemplo si un anglosajón viene a comer la comida hispana allí). Uno puede decir que esto es similar al concepto de apropiación de formas culturales que Miranda Joseph explica es una forma en que el grupo dominante acumula ganancias a través de apropiarse de las practicas de un grupo subordinaría. Lo importante es convencer a los dos grupos a consumir el producto y reconocerlo como algo suyo (Joseph). La diferencia es que aquí el grupo que se beneficia de esto es el grupo hispano que son dueños del restaurante y que logran a convencer al grupo anglosajón o no hispanohablantes a consumir productos hispanos. Otra diferencia es que aunque los no hispanohablantes consumen el producto, no lo apropian ni lo reconocen como algo suyo y de su cultura. En todo caso, los dueños hispanos adquieren más ganancias a través de convencer a un grupo no latino a consumir su comida.

            De la misma manera que la calle Park se considera “el pequeño Puerto Rico,” en su flor la avenida Franklin era “la pequeña Italia.”  Todavía lleva el nombre de “la pequeña Italia” y muchos todavía la llaman así pero hoy en día si uno caminara por la avenida, él vería que la avenida contiene una gran mezcla de unos negocios de diferentes culturas y países. Con certeza éste es el caso en la parte de la avenida donde se encuentra Chalé Ipanema.  El restaurante está al otro lado de la panadería y el caffé italianos famosísimos de Mozzicato DePasquale que ha estado allí desde 1908.  También al otro lado del mismo restaurante está el restaurante mexicano Ay Chihuahua y el bar irlandés Mardi Gras.  Directamente cerca de Chalé Ipanema está China House (una restaurante china) cuyo otro lado reside el club social de la sociedad Italiano-Americana. La calle Franklin, demuestra como la hibridación urbana moderna es algo presente en Hartford.  Pues estos negocios diversos atraen a personas de diferentes culturas a esta calle para consumir objetos producidos por diferentes comunidades. En el capitulo “Culturas hibridas,” Nestor Garcia Canclini da luz a la idea de que la habilidad de la gente de dos culturas de poder compartir el mismo objeto de consumo es posible por tres razones, el último siendo a través de la (im)migración. Su reclamación es verdadera en Chalé Ipanema cuyos clientes son de una multitud de culturas y países.  A través de la inmigración, se ha hecho posible que los platos típicos servidos en países de Latino América sean consumidos por varios otros grupos en este restaurante de Hartford.  Su dueño explicó que la gente que entra en el restaurante es de cada cultura y clase.  Que los clientes son tan diversos significa que Chalé Ipanema es exitoso en atraer los consumidores de más de un grupo racial o social.

            Al comer en el restaurante, uno rápidamente se hace amigo del mesero que lo atiende. Los meseros son amables y tienen paciencia a explicarle a alguien que no está familiarizado con los platos que sirven, cómo son. Son bilingües en inglés y español y son abiertos a hablar en cualquier de los dos idiomas. Esto facilita a que alguien no hispanohablante se sienta cómodo en este restaurante hispano. Los otros empleados son igualmente accesibles. Uno, en su primera visita al restaurante fácilmente se puede hacer amigo/a de los trabajadores. Además de los trabajadores, las personas que comen allí parecen sentirse cómodas y que están en un espacio en donde pueden conversar con los otros clientes. No es raro (como sucedió en nuestra experiencia) ver un peruano, colombiano, y ecuatoriano comiendo en una mesa, conversando con una italiana y peruana de la otra mesa. De esta manera, los trabajadores y los clientes facilitan crear un espacio en el cual cualquier persona se siente a gusto a interaccionar con personas de otras comunidades. Esto crea un espacio en donde es posible que las personas de diferentes étnias o comunidades coman juntos e interaccionen. En términos de Even-Zohar el restaurante crea un traslapa de grupos dentro de un polisistema, esto es lo contrario de la idea de Miranda que dice que los vendedores prefieren mantener diferentes grupos separados y crear “niche consumers.”

Chalé Ipanema, el restaurante brasileña, colombiana, peruana y portuguesa, abrió sus puertas a la comunidad de la avenida Franklin hace cinco años en un momento en que la comunidad se hizo más diverso en términos de la nacionalidades de sus residentes (y los que vienen a la avenida para cualquiera razón- comer, ir de compras, y más) y en un momento en que el proceso de hibridación urbana moderna era algo muy presente.  Chalé Ipanema representa verdaderamente el significado de un restaurante que incorpora a la gente de una nueva comunidad diversa en la ciudad de Hartford.  Su ubicación, menú y personal son factores que contribuyen a poder lograr esto.  ¡Que Chalé Ipanema siga siendo muy exitoso en unir las comunidades diversas de Hartford!

Bibliografía

Canclini, Nestor Garcia. Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. University of Minnesota Press, 1995.

Joseph, Miranda. Against the Romance of Community. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2002.

Leave a Reply