Return to Sarah Millar and Cassandra Sclafani

La educación bilingue

Sarah Millar

Jocelyn Schur

Cassandra Sclafani

4.1.2009

HISP 280

Prof. Gebelein

La Educación Bilingüe

La educación bilingüe ha sido un punto de controversia en el mundo moderno, particularmente en los Estados Unidos. La gente que no habla inglés como su primera lengua sufre mucho en la escuela sin programas de educación bilingüe.  Hay evidencia de las ventajas y las razones que implican la importancia de estos programas.  Los argumentos contra la educación bilingüe no tienen sentido porque no es justo evaluar a los estudiantes españoles sin implementar programas efectivos. Es una tragedia que los niños sufran porque no tienen la misma oportunidad como los niños que hablan inglés desde el nacimiento.  Una de las consecuencias de la situación presente de educación en los EEUU es el perder del capital de cultura, además de una opresión social y económica para la gente que no habla español. Para evitar esas consecuencias, según unos estudios de Kramer, hay cambios que debemos hacer para asegurar el éxito de los programas bilingüillas.  Para tener el sistema educativo más efectivo para los bilingües, necesitamos reevaluar nuestra manera de enseñar y darnos cuenta de que el mundo está cambiando y que necesitamos cambiar con él.

Una de las consecuencias peores de la falta de la educación bilingüe es que hay el riesgo de perder el capital de cultura. Especialmente para la gente que habla lenguas diferentes, la lengua es una característica más importantes de la cultura. Sin embargo, en los Estados Unidos en particular, la cultura dominante que habla ingles niega la importancia de las identidades “extraños.” Según Zentella, hay una idea errónea que “su español es malo o mata’o, y que ‘Americanos verdaderos’ hablan solamente ingles.”[1] Por eso, se sienten tanta prisa para aprender y hablar el inglés.  Pero esta prisa no es debido solamente a ellos: la cultura dominante esta controlando el proceso, provocando la prisa para mantener el estatus quo. Con esta presión, los “extranjeros” no tienen bastante tiempo para aprender la lengua en una manera comprehensiva. Pero en perder su lengua, los extranjeros también pierden su sentimiento de cultura completa. En la mentalidad de “manifest destiny,” los estadounidenses creen que ellos son superiores a cada otra cultura, y efectivamente a cada otra lengua. También se sienten como la introducción de otra lengua socava la importancia de la cultura “americana.” Sin embargo, ¿es la adición de una lengua un problema o un beneficio a la cultura estadounidense?

La verdad es que los Estados Unidos se define su mismo como un “melting pot:” entonces, ¿porque no aceptamos otras culturas en nuestro país? El proceso en los Estados Unidos ahora asegura que las personas que no hablan inglés no tienen las mismas oportunidades que los “nativos.” En los ámbitos sociales y económicos, la gente que no habla inglés siempre es oprimida. Primero, las personas que no pueden hablar ni entender inglés perfectamente usualmente están en la clase social más baja, y no pueden conseguir trabajos ni bastantes oportunidades para subir en clase. Esta opresión social va junto con una opresión económica: la falta de oportunidades usualmente significa que las finanzas son muy difíciles. Según Gándara,[2] la pobreza es la característica más predominante en los estudiantes que no tienen éxito en la escuela. Debido a la opresión económica de los extranjeros en general, los estudiantes bilingües que no florecen en el programa porque están desfavorecidos. Como implica Moll and Ruiz, aprender inglés no significa que el español (o cualquiera otra lengua) necesita ser derramado. Por el contrario, necesitamos adoptar una nueva perspectiva en que la lengua es una ventaja en vez de una traba.

Para que la educación bilingüe sea eficaz, hay cosas ciertos que deben suceder. Primera, el programa necesita más fondos y un compromiso más poderoso a los programas. El programa no tenía suficiente éxito porque muchos han abandonándolo demasiado temprano porque no fueron dados tiempo para trabajar plenamente en sí mismo. Otra cosa muy importante es el entrenamiento de los profesores. Muchos maestros no están completamente proficientes en la lengua en que enseñan sus materias y entonces los estudiantes no sienten cómodas con al menos uno de los idiomas. Los profesores necesitan entender los dos idiomas completamente y ser oradores comprensivos para asegurar el éxito de sus estudiantes. La tenencia es importante para el éxito de la educación bilingüe también. El tema más importante con la idea de la tenencia es que el entendimiento de que la capacidad educativa de cada estudiante es diferente y que algunos pueden necesitar más o menos tiempo para sumergirse plenamente en un idioma. No es justo imponer un límite sobre el tiempo para asimilarse con una lengua ni en una cultura. Finalmente, la idea que el éxito solamente viene sobre la comprensión y hablar inglés no es cierto. Mientras que ser un orador competente en ingles en los Estados Unidos puede ser beneficioso para el éxito, es necesario que cada orador preserve sus culturas nativos.[3]

Cuando hablábamos con miembros de la comunidad, incluyendo no sólo padres de los niños sino que también maestros y administradores, aprendíamos que la mayoría preferiría la educación bilingüe, pero la implementación del programa debería cambiar. Unos padres de niños en el sistema escolar de Hartford dicen que la educación bilingüe había ayudado mucho sus niños, y efectivamente los hechos en la escuela. Sin embargo, algunos maestros y administradores creen que el sistema no había sido implementado correctamente todavía. Para tener un programa eficaz, dicen, los maestros necesitan ser capaces no sólo de hablar en los dos idiomas, sino que también necesitan enseñar en los dos imparcialmente. Pero lo más importante, según ellos, es la implementación temprano. Algunos estudios muestran que el cerebro es más capaz de aprender una lengua nueva cuando la persona es joven, o cuando el cerebro no desarrollaba totalmente. Empezar esta forma de educación en la escuela primera, en vez de más tarde, es una necesidad de esta manera de enseñar.

Aunque la educación bilingüe debería ser un programa beneficioso en muchas escuelas, especialmente en los Estados Unidos, necesita la implementación correcta para funcionar lo mejor que puede. La lengua es una parte de la cultura, y no puede ser descartada. Además, las implicaciones sociales y económicas para la gente que no habla inglés son dramáticas; pero es un problema que podría ser arreglado. No obstante, para hacer estas cosas, el programa necesitaría ser fijado también. Debería ser maestros más capaces no sólo de hablar los dos idiomas sino que también enseñar efectivamente en los dos. Las escuelas necesitarían un programa de estudios más determinado, junto con el apoyo de los administradores. Más importante que todo, la educación bilingüe necesitaría empezar lo más temprano que es posible. Los niños serían más capaces de aprender cuando sus cerebros no están completamente formados, entonces la educación durante los años jóvenes es esencial. Si implementaremos un sistema efectivo y mejor, salvaríamos no sólo la lengua sino que todo que significa.


[1] Latinos 331

[2] Latinos 351

[3] Latinos, 277

Leave a Reply