Las Múltiples Comunidades Hispanas en Hartford

Eva Arango y Courteney Coyne

HISP 280

Las Múltiples Comunidades Hispanas en Hartford

Cuando uno visita Hartford por primera vez sin tener algún conocimiento previo de la ciudad, se sorprendería mucho al ver varios aspectos de ella. Antes que nada, una de las cosas que sorprendería mas es la alta influencia de la cultura hispana que se ve reflejada en todos lados. Personas, música, restaurantes, tiendas, peluquerías, panaderías, bodegas e inclusive servicios de ayuda social para gente de origen hispano. Hartford, a pesar de ser una ciudad Estadounidense localizada en uno de los estados más ricos del país, tiene una gran comunidad hispano-hablante—que consiste tanto de personas nacidas en los Estados Unidos como de personas que han inmigrado aquí en los años recientes. En Hartford, el porcentaje de residentes que no han nacido en los Estados Unidos es alrededor del 20%, y el porcentaje de hogares en los que se habla otro idioma aparte del inglés es el 46.5%[1]; lo que demuestra la gran cantidad de inmigrantes en la ciudad. La comunidad hispana en Hartford es de una de las más diversas en cuanto a países de origen—categoría en la que sobresalen los puertorriqueños (considerados hispano-hablantes y de alguna manera extranjeros a la cultura dominante de los Estados Unidos), y algunos sudamericanos como los peruanos, colombianos y ecuatorianos.

Una noción típica de la comunidad la separa o distingue de la sociedad espacialmente, como local, con interacciones cara-a-cara. Una comunidad es definida por fronteras entre nosotros y el otro, hecha natural por medio de referencias a lugar, raza, cultura o identidad; teniendo al valor asociado con cultura como valor económico y capital. Cuando uno ve a la comunidad de Hartford desde un punto de vista imparcial, puede decir que es una ciudad ‘Hispana’, y se va con el pensamiento de que la mayoría de las personas que residen en la ciudad se llevan una con la otra dado al hecho de que ‘hablan español’ y son inmigrantes. Sin embargo, este no es el caso. Lo que pasa muy por desapercibido en la ciudad es la fricción que hay dentro de la misma comunidad Hispana. Hasta se podría decir que hay un tipo de fragmentación en la ciudad de acuerdo al área de origen—los sudamericanos pertenecen a su propia mini-comunidad, mientras que los puertorriqueños y demás personas de origen caribeño pertenecen a otra. Esto es debido al diferente estilo de vida que se lleva en estos países, donde las costumbres varían tremendamente. Está de más mencionar que hay excepciones – sudamericanos que tienen el mejor tipo de relación con personas del Caribe y viceversa – pero no las hay suficientemente como para poder deducir que hay un sentido de ‘unidad’ entre estas dos culturas. No es un sentido de resentimiento ni de hostilidad, sino que es algo más como un sentido de tolerancia y aceptación.

Joseph menciona que la noción romántica de la comunidad apoya el hecho de que las organizaciones sin fines de lucro son vistas como una característica central de la comunidad y a la vez se piensa que son expresiones de la misma. La organización SAMA (Spanish American Merchants Association) de Hartford se presenta a sí mismo como una herramienta para el crecimiento económico de negocios latinos. Uno de sus principios, como mostrado en su página web, es ‘reintegrar la cultura latina’[2] . Sin embargo, uno de los hechos que nos sorprendió más fue que la página web ni siquiera está disponible en español, a pesar de que la audiencia clave son los negociantes latinos. Basadas en nuestra experiencia en esta organización, nos hemos quedado con la impresión de que se enfoca más en el bienestar de negocios de la calle Park y no en la ‘comunidad latina’ de Hartford por completo. También los negocios sin conexiones o con malas experiencias con SAMA fueron reacios a comentarnos acerca de ella y el impacto que han tenido en su negocio. Nosotras concordamos con Joseph en el hecho de que ella menciona que las organizaciones con fines de lucro son consideradas equivocadamente como ‘suaves’ y ‘consideradas’ a comparación del mercado (market), lo que es una idea cierta en nuestra opinión; cuestionamos la efectividad de SAMA en relación a su alcance hacia la entera comunidad latina.

Hartford, al ser la ciudad capital del estado, depende del negocio que sucede en ella. Como menciona Joseph, los actos de producción y consumo son claves para la sobrevivencia de la ciudad y las personas que viven en ella. En Hartford al igual que en otras ciudades como menciona Joseph, el mercadeo se enfoca en enfatizar y reforzar el sentido de identidad de las culturas. Este mercadeo motiva a los latinos a actuar como buenos latinos a través del consumo de sus propios productos: cuando visitamos restaurantes colombianos, notamos que la gran mayoría de la clientela es colombiana, un guatemalteco se siente más conectado con su país cuando compra un ingrediente exclusivo importado de Guatemala en el supermercado, entre otros. Esta manera de aislar a una cultura de acuerdo a un país no ayuda a formar una comunidad más íntegra, sino que solidifica una identidad en específico; a diferencia que si tuviéramos – por ejemplo – un restaurante sirviendo comida simplemente ‘de origen hispano’, lo que incluiría comida peruana, argentina, colombiana, puertorriqueña, etc; lo que ayudaría a formar una comunidad más íntima y daría un sentido de hermandad como hispano hablantes, no como sudamericanos y aparte como caribeños.

En Hartford, en la misma manera que individuos salen a comer a restaurantes de su propio país para enfatizar su identidad, estudiantes de Trinity salen a diferentes tiendas y restaurantes; lo que les da un sentido de pertenecer o ser parte de la comunidad ‘latina’ afuera del campus con una simple visita a un restaurante. Al apoyar a negocios asociados con comunidades étnicas en particular, las personas sienten que están apoyando directamente a la comunidad de esta etnia. La comunidad de Trinity tiene una noción de comunidad similar a la de Tocqueville and Williams, en la que la comunidad es un grupo unidos por una causa común, luchando por ganancias económicas o en contra de opresión económica o política. Sin embargo, nosotras sabemos que esta noción no existe en Hartford, donde hay muchos grupos distintos separados por su área de origen y aquella ‘romántica’ de una gran comunidad hispana en Hartford creada por personas que no conocen las múltiples comunidades de lamentablemente errónea.


[1] US Census 2000: http://quickfacts.census.gov/qfd/states/09/0937000.html

[2] http://www.samact.org

Leave a Reply