La educación

Cuando los inmigrantes vienen a los Estados Unidos, siempre se plantea la cuestión de a qué tipo de escuela deben asistir los niños. ¿Qué tipo de enseñanza el estudiante necesita? ¿Debe empezar con lecciones en su lengua nativa, sólo en inglés, o quizás en las dos lenguas cada día? El argumento sobre la educación bilingüe ha existido por muchos años, pero nuestras visitas a escuelas en Hartford, nuestras discusiones con estudiantes y nuestras entrevistas con maestros y padres nos han demostrado que la opción de la enseñanza “dual language” ofrece los mejores beneficios para todos los estudiantes.

La educación bilingüe funcionaría bien en una situación con condiciones ideales de maestros y estudiantes, pero demasiado a menudo los límites impiden el éxito de los estudiantes en las clases. El enfoque de la educación bilingüe permite a los estudiantes hispanos usar el español por unos años y eventualmente hablar y aprender en inglés solamente. Nuestra visita a la escuela de María Sánchez nos muestra que la mayoría de los niños y las niñas hablan bien español; sólo uno o dos no pueden hablarlo, aunque puedan entenderlo. Por otro lado, unos estudiantes que hubieran vivido en los Estados Unidos por cierto número de años no hablarían muy bien el inglés. A la edad de estos niños y niñas con los que trabajamos en María Sánchez, alrededor de 6 años, deberían poder hablar en las dos lenguas a causa del programa educativo bilingüe (con la excepción de inmigrantes recientes.) Además, surge un problema cuando estudiantes de inglés comparten la clase con estudiantes hispanos nativos: la calidad de las lecciones baja para que los maestros puedan enseñar efectivamente a todos. Una madre de un niño que asiste a María Sánchez dijo que la escuela no ofrece ventajas para los hablantes nativos de inglés, porque el enfoque está en el desarrollo del inglés en los hispanos y, por eso, la educación no es enriquecedora ni útil para los estudiantes angloparlantes. Aunque las ventajas del programa de la educación bilingüe son indudables, especialmente si funciona bien, al mismo tiempo los problemas también son evidentes, mayores que los beneficios.

La segunda opción de la educación de inmigrantes es el programa que imparte clases solamente en inglés. Este programa, sin embargo, no ayuda a los inmigrantes a desarrollar sus destrezas en su lengua nativa. Dos niños que entrevistamos, Luz y Willis, hablaban sobre la importancia de las dos lenguas y cómo identificarse con el español. Pensaban que la enseñanza en una combinación de lenguas los ayudaría a no perder su habilidad de hablar en español. En su ensayo “The Schooling of Latino Children,” Moll y Ruiz mencionan esta idea de la educación “subtractive,” el cual se refiere al proceso de eliminar el idioma y la cultura de la vida escolar de los latinos. El sistema sugiere que el español es negativo y que es necesario que los inmigrantes aprendan inglés. Con esta teoría los estudiantes pierden la confianza en su lengua nativa y quizás olviden el español. Los niños, especialmente Luz, dijeron que tienen miedo de perder su capacidad de hablar español con fluidez como consecuencia de la transición al inglés. Asimismo, el programa monolingüe de inglés niega el derecho de los estudiantes a una mejor educación debido a la escasez de recursos suficientes. Por lo tanto, la calidad de las notas de los estudiantes inmigrantes baja a causa de su deficiente entendimiento de las lecciones en clase. La educación monolingüe en inglés funciona bien para algunos estudiantes, pero no sirve al interés de la mayoría. [entrevista con Luiz] [entrevista con Willis]

Existen problemas con estas dos clases de educación y por eso estamos apoyando el programa de enseñanza “dual language.” Este programa tiene la oportunidad de solucionar las quejas que se mostraron anteriormente, como la pérdida de la cultura y lengua nativa, la mala calidad de las clases para los nativos de inglés y las notas bajas. Con el programa de “dual language,” según Gándara, las lenguas son recursos para los estudiantes de inglés y un enriquecimiento para los nativos de inglés. Todos los estudiantes continuarán aprendiendo el inglés paralelamente. Además, obtienen mejores evaluaciones en los exámenes estatales de maestría, como The Connecticut Mastery Test, que Marie Sokalski, una maestra en la escuela de Moylan, explicó es muy importante. Junto con el desarrollo del inglés, el plan de estudios valora más de una lengua y concede gran importancia al tema de las conexiones interculturales. La posibilidad de que los miembros de dos culturas puedan apreciar la cultura y lengua del otro reduciría con el tiempo los prejuicios y estereotipos. Además, en su ensayo, Zentella menciona el cambio de códigos, la habilidad de cambiar entre dos lenguas cuando una es más apropiada. Gándara afirma que esta habilidad y una educación completa en dos lenguas pueden ofrecer ventajas cognitivas a los estudiantes bilingües por encima de los monolingües. La idea de la educación de “dual language” parece ser la mejor opción para inmigrantes que quieren sacar mayor partido de su vida al mismo tiempo que da las mismas ventajas de saber otra lengua para los niños que no hablan español.  

El sistema de “dual language” no es perfecto, como los otros tipos, porque se necesitan muchos maestros y financiación para el éxito del sistema. Desgraciadamente no existen soluciones directas e inmediatas, sino la posibilidad de crear un plan que funcione para cada ciudad y escuela. Si el gobierno de los Estados Unidos, o por lo menos los gobiernos a nivel estatal o local, concentran sus esfuerzos en la búsqueda de una solución, existe la alta probabilidad de solucionar los problemas. Las escuelas de “dual language” no son necesarias en cada ciudad (debido a que los inmigrantes no están en todas partes) y por este motivo, los desafíos son posiblemente más simples de lo que la gente piensa.

Cada programa ofrece distintas ventajas a los estudiantes y por eso es muy difícil decidir el que es mejor. Con las entrevistas y visitas a las escuelas nos parece que la opción más beneficiosa y valiosa para los estudiantes inmigrantes es claramente el programa de “dual language.” Por supuesto que encontramos problemas y desafíos en este programa, pero si invertimos tiempo en el desarrollo del plan, el programa “dual language”podría funcionar excelentemente en muchas ciudades y estados y permitir a los inmigrantes sacar partido de su situación y mejorar sus habilidades en las dos lenguas: el resultado final sería el dominio completo de las dos culturas y las dos lenguas. Las oportunidades del programa haría que estes estudiantes aventajaran a la mayoría de los otros estudiantes en los Estados Unidos porque por hablar y entender dos lenguas, conseguirían mejores empleos al mismo tiempo que conservarían su identidad nativa.

-Cathi & Jess

Leave a Reply