Introducción a la tesis de Morgan Bowling

Las disparidades globales en la salud de las mujeres inmigrantes:

El caso de las peruanas en Santiago de Chile y Hartford, Connecticut

Morgan Bowling

Diciembre 2008

TESIS PRESENTADA PARA CUMPLIR CON

LOS REQUISITOS PARA LA LICENCIATURA (B.A.)

CON ESPECIALIZACIÓN EN ESPAÑOL

TRINITY COLLEGE, HARTFORD, CT

DIRECTORA: Profesora Anne Lambright

SEGUNDA LECTORA: Profesora M. Silvina Persino

COMPAÑERA LECTORA: Rebecca Snyder


Agradecimientos

Me gustaría dar las gracias a todos los que han sido mis compañeros, amigos, profesores y familia en Santiago, Hartford y Boston.

A la Profesora Anne Gebelein, por animarme viajar a Chile.

A la Prof. Jessica Smith y Virginia Palacios por su sabiduría y generosidad.

A las mujeres de la Fundación Instituto de la Mujer por ofrecerme la oportunidad de trabajar con Uds.

A Mario Reyes por compartir su mundo conmigo.

A las Profesoras Persino y Lambright por sus consejos durante este proceso.

A Cristina, Gonzalo, Ignacia, Camila, Ángeles, Javiera, Memé, Papá y Felipe por su paciencia y compasión. Una parte de mi alma se queda en Chile con Uds. para siempre.

A R.H.S por subir el próximo volcán conmigo y a L.W.T por entender.

Por último, mi más profundo agradecimiento a mis padres por su apoyo y sacrificio. Uds. inculcar a mí una curiosidad insaciable y sin ellos nunca habría tan lejos.

Acknowledgments

I would like to take this opportunity to thank everyone who has been and become my classmates, friends, teachers and family in Santiago, Hartford and Boston.

To Professor Gebelein for encouraging me to travel to Chile.

To Professor Jessica Smith and Virginia Palacios for their wisdom and generosity.

To the women at the Fundación Instituto de la Mujer for giving me the opportunity to work with them.

To Mario Reyes for sharing his world with me.

To Professors M. Silvina Persino and Anne Lambright for their guidance throughout this process.

To Cristina, Gonzalo, Ignacia, Camila, Angeles, Javiera, Memé, Papá and Felipe for their patience and compassion. Part of my soul will forever remain with them in Santiago.

To R.H.S. for climbing the next volcano with me and to L.W.T for always understanding.

Finally, my sincerest thanks to my parents for their support and sacrifice. They instilled in me an insatiable curiosity and without them, I never would have reached this point.

Podrán cortar las flores, pero no podrán detener la primavera.

You can cut all the flowers, but you cannot keep spring from coming.

~Pablo Neruda

Introducción

La salud es un derecho humano fundamental. No obstante, ni el acceso ni el seguro médico están garantizados para mucha gente en el mundo. Este hecho presenta un problema grave de dimensiones universales que sería imposible discutir aquí dada su complejidad. Por eso, esta tesis se centrará en un grupo social específico y vulnerable que está en dos ciudades: las inmigrantes peruanas[1] en Santiago de Chile y Hartford, Connecticut.

La migración es un proceso antiguo, que sigue evolucionando, pero todavía es controvertido y traumático. Los inmigrantes, a pesar de su país de llegada y su destino, se enfrentan con muchos obstáculos, incluyendo la discriminación y el choque de culturas, lo que trae consecuencias graves. Además, las mujeres en general son vulnerables. En la historia de muchos países su posición es inferior a la de los hombres. Por eso, cada mujer inmigrante, no importa su situación legal, está en una posición muy débil y su salud está en peligro. Las peruanas son un ejemplo clave porque tienen una historia rica que sigue las tendencias migratorias. Perú tiene un pasado muy inestable y muchas mujeres se han visto obligadas a salir del país. Ellas huyen a países más estables, como Chile y los Estados Unidos para encontrar una vida mejor. Aunque los desafíos y las experiencias son diferentes en los dos países nuevos, hay dos semejanzas claves: las inmigrantes no tienen acceso suficiente a los sistemas de salud y hay una distancia significativa entre el estándar internacional de la migración y de la salud y la realidad cotidiana.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, existe un incremento en las demandas legales con el fin de reconocer el concepto de ciudadanía mundial y estudiar los derechos humanos. La Declaración Universal de Derechos Humanos (UDHR) fue creada en 1948 y reconoció que cada persona, incluyendo los inmigrantes legales e ilegales, tiene derecho a un nivel básico de bienestar social. Más tarde, en 1966 la Asamblea General creó dos protocolos opcionales a la UDHR, el Pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales (ICESCR) y el Pacto internacional de derechos civiles y políticos (ICCPR). El ICESCR específicamente elabora el tema de la salud y empieza su discurso como un concepto “holístico”. El estudio de la salud no tiene solamente una dimensión. Un sistema de la salud necesita prevenir, tratar y controlar las enfermedades. Como derecho humano indispensable, la salud no puede ser algo garantizado solamente durante ciertas épocas, como por ejemplo durante el embarazo o una emergencia. El artículo duodécimo de ICESCR se refiere a un “alto nivel” de salud y por eso, comienza un debate mayor sobre las distintas dimensiones del tema.

El discurso de la salud como derecho humano se inició después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, las ideas de Jonathan Mann, el investigador, científico y humanista, establecieron una fundación más teórica y demuestran el progreso del tema. Mann era un líder influyente en el campo de la salud pública durante la segunda mitad del siglo XX y dedicó su vida a la creencia de que la salud no es solamente una cuestión biológica o química y la personificó como algo que vive, muere y cambia. Por eso, Mann estudió enfermedades como por ejemplo VIH/SIDA y sus efectos, a nivel social, económico y global.

Mann hizo tres observaciones fundamentales con respecto a este tema y Sofia Gruskin las usa en su análisis de la salud como un derecho humano. Según Mann, “human rights abuses can dramatically affect health, health can be dramatically worsened when human rights are ignored, and health and human rights can act synergistically with each other for global human betterment” (3). Estas tres consideraciones ilustran la teoría fundamental de que la salud es un derecho universal. La salud da a una población la capacidad de funcionar dentro de la sociedad. Sin la salud, es difícil, y a veces imposible, aprender, crecer o desarrollarse. La salud es una necesidad para ser un miembro productivo de una comunidad y si no existe, otros aspectos de la vida no funcionan.

Antes de empezar esta tesis, es necesario definir algunos términos. Primero, ¿qué es la salud? La salud es sinónimo del bienestar; sin embargo es un bienestar total que incluye la salud mental y física. La salud es la posibilidad de vivir una vida larga y buena, con un cuerpo y una mente que no tienen enfermedades. Sin embargo, la palabra bienestar también implica un ambiente seguro y estable. La UDHR empieza este diálogo, mientras el ICESCR lo elabora y exige el “más alto nivel posible de salud física y mental.” No obstante, estas descripciones son muy generales y ambiguas; hay mucho espacio para interpretar.

Hay otras palabras que necesitan definiciones. Englehard y Garson del Miller Center of Public Affairs de la University of Virginia definen un derecho como “a duty of a government to intervene to support the larger social good” (Engelhard and Garson 2). Según este análisis, el gobierno tiene la responsabilidad de proveer algo, pero, ¿qué? y ¿cómo? De alguna manera, un gobierno tiene que establecer un sistema que facilite o ayude a facilitar el cuidado médico, y esto incluye los servicios para prevenir y curar las enfermedades y mantener la salud. El cuidado es reactivo y proactivo porque responde a los accidentes, las enfermedades y las epidemias y también trabaja a un nivel más sistemático. La fundación del cuidado médico tiene sus raíces en dos principios distintos. Según Englehard, la teoría de la justicia social propone que: “health care maintains an individual’s normal functioning and therefore preserves the ability to participate in the social and economic life of a society” (2). El modelo utilitario apoya la idea que “guaranteeing health services increases the welfare of the greatest number of people” (Englehard and Garson2). Los dos principios refuerzan el hecho de que el cuidado médico mantiene la capacidad de la gente de tener un papel productivo dentro de una sociedad.

Hay una diferencia enorme entre el cuidado médico y el acceso a la salud o el acceso a este cuidado. Primero, el cuidado médico está garantizado universalmente, en términos muy generales, solamente en casos de emergencia y durante el embarazo y aún durante estas situaciones, el acceso puede ser limitado. Patricia I. Documét y Ravi K. Sharma, en un artículo en el Journal of Immigrant Health, postulan una diferencia entre el acceso potencial y el acceso realizado. Según ellas, “potential access refers to enabling resources for health care utilization, such as health insurance and regular service of care. Realized access refers to actual services used and satisfaction with services” (5). Por ejemplo, hay hospitales modernos con la mejor tecnología y médicos muy talentosos en medio de ciudades pobres sin que la mayoría de la población pueda pagar para obtener los servicios o comunicarse con el doctor o tener acceso a los recursos existentes. Hay una gran cantidad de recursos en este mundo; sin embargo, las poblaciones más vulnerables no pueden usarlos. ¿Por qué?

Para responder a esta pregunta, esta tesis utiliza varias estrategias. Primero, explora la literatura relacionada al tema de la migración. También, recurre a las leyes y los pactos con el fin de estudiar el discurso legal. Además, se incluyen artículos de periódicos y revistas académicas que describen la experiencia peruana en Chile y en los EEUU. No obstante, para entender la realidad de lo que pasa, las discusiones con las mismas inmigrantes peruanas son el recurso más importante.

La Fundación Instituto de la Mujer (El Instituto) es una organización no-gubernamental en Santiago de Chile que trabaja con las inmigrantes para ayudarlas y apoyarlas. El Instituto trabaja con una iglesia local e invita a las peruanas que duermen allá a participar en una serie de talleres. La mayoría de estas mujeres han llegado solas y tienen entre veinte y cuarenta años. Estos talleres son organizados por el Instituto y discuten temas como la salud reproductiva, la violencia intrafamiliar y los derechos laborales. Durantes estos talleres, ellas hablan sobre sus experiencias en Perú y luego en Chile. Las mujeres peruanas en Santiago son una población que sigue creciendo y sigue encontrándose en una situación peligrosa. Asimismo, Hartford tiene una población hispana extensa y la comunidad peruana ofrece un estudio similar. El Consulado del Perú, the Association of America Peruvian Professionals (APAPRO), the Hispanic Health Council y the International Institute facilitan información muy útil.

Esta tesis tiene tres capítulos y cada uno estudia un aspecto fundamental de la salud de las mujeres inmigrantes. El capítulo uno tiene cinco partes y explora la migración. Primero, hay una discusión de las tendencias migratorias globales desde alrededor de 1850 y que incluye un enfoque en los efectos de la globalización y del fenómeno de la migración femenina. Después de un análisis general, se describen tres estudios específicos en términos de la migración: la historia de Perú, la situación chilena y el caso de los Estados Unidos. Este capítulo sirve para explicar por qué las peruanas están migrando y por qué van a Santiago y Hartford.

El discurso legal de la salud de las mujeres inmigrantes constituye el segundo capítulo. Se establece que la salud es un derecho humano fundamental, independiente del género, situación legal, país de origen o lugar. Este capítulo combina la migración y la salud con el campo legal porque la ley dicta el ambiente social sobre ciertos temas. Por este motivo, esta sección discute las normas internacionales sobre la salud y analiza varias declaraciones, pactos y convenciones para establecer el estándar global. Además, estudia las leyes chilena y estadounidense para determinar sus discursos sobre la salud y políticas migratorias, respectivamente.

El capítulo final es la síntesis de todos los capítulos previos y explica la realidad con respecto a la salud de las inmigrantes peruanas. Estas inmigrantes llegan a una nueva ciudad con ideas preconcebidas que son el resultado de la política peruana, la tradición y la cultura cotidiana y estas ideas influyen su salud en el extranjero. La segunda y la tercera partes discuten dos elementos fundamentales. Empiezan con una descripción de los sistemas de la salud en Santiago y Hartford. Luego, analizan las barreras y las restricciones con las que las peruanas se enfrentan para obtener los recursos que, en teoría, existen en cada ciudad. La tercera parte es un resumen de las semejanzas y las diferencias entre Santiago y Hartford y ofrece una investigación breve de la situación de las mujeres indocumentadas.

Aunque es imposible estudiar este tema en un semestre sólo, se puede concluir que las disparidades en el cuidado médico son una crisis global. La salud es un derecho humano fundamental, pero las inmigrantes no reciben el cuidado suficiente. Estas disparidades globales causan consecuencias de distinta gravedad y el resultado es un círculo vicioso. La conclusión de esta tesis ofrece sugerencias especificas para mejorar la situación de estas inmigrantes a nivel mundial.


[1] Hay dos tipos principales de inmigrantes, los documentados y los indocumentados. La gente que está en un país de manera legal puede tener una variedad de visas, como una visa estudiantil. Sin embargo, cada visa tiene sus propias reglas y limitaciones. En esta tesis, la palabra inmigrante refiere a los legales, a menos que se especifique de lo contrario. Sin embargo, hay una discusión breve de las indocumentadas en el tercer capítulo.

Leave a Reply